Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad.


Síntesis biográfica de Oscar Mario González Pérez

Nació el 5 de marzo de 1944, tiene 61 años de edad.
Periodista independiente. Detenido el 22 de julio de 2005.
Estado civil: casado, tiene una hija.

Enfermedades que padece: gastritis y sacro lumbalgia.
Se encuentra detenido en la Unidad de la Policía Nacional Revolucionaria sita en calle 62 e/ 7ma.A y 7ma. B, Miramar, municipio Playa, Ciudad Habana.

Participó como reportero en la Asamblea los días 20 y 21 de mayo/2005.
Dirección particular: Avenida 17 No.5009 entre 50 y 52, Municipio Playa, Ciudad Habana.

Esposa: Mirta Wong Sio

ARTICULOS:

“Pienso morirme siendo periodista”, Oscar Mario González

En libertad Oscar Mario González
“Lo peor de esta cárcel son los servicios médicos”
Periodista enfrenta irregularidades con atención médica
Sigue en franco deterioro la salud de Oscar Mario
Periodista objeto de requisa en 1580
Un reflejo del presidio en Cuba
Firme en sus principios periodista preso
Oscar Mario sin asistencia médica en la 1580
Elocuente carta de periodista independiente a su esposa
Trasladan a periodista independiente hacia la cárcel 1580
Desde Suecia mensajes de amor
Esposa preocupada por condiciones carcelarias de periodista
Continúa periodista detenido en celda tapiada del DTI

Trasladan a Oscar Mario González a celda con delincuentes

Hospitalizado Oscar Mario González
Alarmada la esposa de Oscar Mario González
Precaria la salud de Oscar Mario González
Sin radicar causa contra periodista encarcelado
El azaroso tour de Oscar Mario
Sin encausar Oscar Mario González
Oscar Mario, el último periodista preso
Con firmeza y amor
El ejemplo número 22
Formulan cargos contra periodista independiente detenido
Esposa de Oscar Mario González niega versiones sobre encauzamiento Ley 88
Denuncia Elena González en Radio Nacional Sueca el Arresto de su Padre Con foto
Atención: periodista encarcelado
A Oscar Mario podrían condenarle a hasta veinte años en aplicación de la ley 88
RSF denuncia la detención del periodista independiente en la última oleada de arrestos
Otro periodista entre rejas
Detenido Oscar Mario González

 

“Pienso morirme siendo periodista”, Oscar Mario González
Por Roberto Santana Rodríguez

26 de noviembre de 2006

La Habana – www.PayoLibre.com – En la sala de su casa del municipio capitalino de Playa, a menos de 24 horas de ser liberado por las autoridades carcelarias de la prisión 1580, el pasado 20 de noviembre, el periodista independiente Oscar Mario González, haciendo gala de la amabilidad que le caracteriza y con su habitual hablar pausado, concedió la siguiente entrevista a este reportero.

P: El día de su arresto.

OMG: “Ese día fui secuestrado, porque no medió orden judicial de detención. Yo fui en short y chancletas a la panadería, no llevaba identificación porque el establecimiento se encuentra a cuadra y media de mi casa, cuando fui detenido por 4 jóvenes fornidos de la policía política, tipo Chicago de los años 20, aparatoso, un Lada, chirriar de gomas. Nunca se me va a olvidar, ¿Para qué tanta demostración de fuerza para detener a un viejo achacoso como yo?”

P: Los meses que permaneció en calabozos de unidades policiales.

OMG: Fueron terribles, fueron excesivamente crueles conmigo, porque un hombre de mi edad no es para que permanezca por 6 meses en esos lugares y menos aún cuando se está consciente de que no se ha cometido delito; sólo el libre ejercicio de la libertad de expresión. Generalmente son celdas de 3 x 2 metros cuadrados con baños pestilentes y nauseabundos, donde pululan todo tipo de insectos. A Usted le dan una colchoneta a las 10 de la noche y se la retiran a las 6 de la mañana, teniendo que pasar el resto del día en el piso. No se puede tener una máquina de afeitar, en la quinta estación no se puede tener un peine, sin embargo en 100 y Aldabó sí, pero no hay papel sanitario, una cosa tan elemental, y lo peor de todo es el hacinamiento, la sensación de cautiverio que te va trabajando de manera negativa en la psiquis.

P: La 1580.

OMG: Tuvo cosas buenas y cosas malas, lo bueno es que podía estar en contacto con la naturaleza. Nunca olvidaré el 19 de mayo cuando fui trasladado, luego de estar 3 meses en 100 y Aldabó en celdas tapiadas, y ver aquella arboleda de mangos, adornada por palmas reales, el cielo muy azul cuajado de algunas nubes con el fuerte sol reinando, me persigné y di gracias a Dios porque me consideré salvado, pensé que ya no me iba a morir.

P: ¿Las cosas malas?

OMG: Los servicios médicos que son deficientes, la falta de medicamentos, los malos tratos de los paramédicos y de los guardias que son despóticos, hoscos, severos, y faltos de humanidad. La mala alimentación. Cosas terribles que se ven en la cárdeles como los llamados presos benéficos que, o no tiene a nadie que los visite, o son de otras provincias y sus familias no los pueden venir a ver, que están en condiciones terribles y que provocan que sienta piedad por ellos hasta la persona con el corazón más insensible.

P: Su salud.

OMG: Mi salud está muy mala ahora. No tengo ninguna enfermedad que amenace mi vida, pero sí tengo una serie de achaques, algunos nuevos como la hipertensión arterial y otros viejos como la gastritis, la alergia, la artrosis, que se me agudizaron y que me han convertido en un viejo achacoso. Me alarmó mucho el sangramiento en la orina que presenté, porque generalmente esto puede estar asociado a la próstata, que como es sabido es un órgano muy delicado y susceptible de dañarse seriamente, pero gracias a Dios era una infección en los conductos urinarios, el sangramiento ha desaparecido y espero que cuando me haga los análisis definitivos no hayan otras consecuencias.

P: Solidaridad recibida, nacional e internacional.

OMG: Estoy muy agradecido a los colegas de la prensa independiente que en todo momento estuvieron muy pendientes de mi, fueron muy amables y diligentes y apoyaron de manera firme a mi esposa, que se sintió dentro de una familia acrecentada por el amor y por el número, porque eran bastantes y muy afectuosos y diligentes. Internacionalmente hay entidades que hicieron un gran esfuerzo, que agradezco infinitamente, como Reporteros sin Fronteras, el CPJ, Amnistía y otros que pido me perdonen si ahora olvido mencionarlos involuntariamente.

P: Mirta Wong.

OMG: Es mi esposa, mi hermana, mi amiga, mi madre, ahora que la verdadera ya murió. Todo el respeto y el amor que siento por ella se ha acrecentado, porque veo que comparte inquietudes similares conmigo, porque fue capaz de ponerse de mi lado, afrontando peligros y animadversión de familiares, consciente de que defiendo una causa justa. Ella como otras esposas de colegas, como por ejemplo Laura Pollán y Yolanda Huerga, pasó por un proceso de definición, de toma de conciencia ante la injusticia, al ver la brutalidad de las autoridades, de la policía política.

P: El futuro de Oscar Mario González como periodista independiente.

OMG: El periodismo es la profesión más noble que existe. Facilitar la comunicación de los seres humanos en un ambiente de verdad, amor y objetividad hace mucho bien a la sociedad democrática y mucho daño a las tiranías. Pienso morirme siendo periodista. Sigo en el periodismo independiente. Estoy ahora en un proceso de adaptación, pero en su momento trataré de hacer mis crónicas que siempre estarán llenas de buenos deseos y espero que le gusten al público.

Oscar Mario González, de 62 años de edad, miembro del Grupo de Trabajo Decoro, ingeniero mecánico de profesión, cristiano por sobre todas las cosas, exento de odios, deseó felices Navidades para todos los cubanos sin excepción, aún para los que le hicieron daño. Estuvo preso casi 16 meses, desde su detención, el 22 de julio de 2005, acusado del supuesto delito de desorden público. Primero en calabozos de unidades policiales de la capital cubana y después en la mencionada cárcel 1580 de San Miguel del Padrón.

En libertad Oscar Mario González
Por Roberto Santana Rodríguez

21 de noviembre de 2006

La Habana – www.PayoLibre.com – De manera sorpresiva resultó liberado por el gobierno cubano en horas del mediodía de este 20 de noviembre el periodista independiente Oscar Mario González de la cárcel 1580, ubicada en el municipio capitalino San Miguel del Padrón.

González, de 62 años de edad y miembro del emblemático Grupo de Trabajo Decoro, dijo que oficiales en la 1580 le dieron a firmar una carta de libertad, de la cual aún no posee copia.

El periodista estuvo preso por espacio de un año y cuatro meses aproximadamente, desde que fuera detenido el 22 de julio del 2005 como parte de la última ola represiva emprendida por el gobierno cubano en contra de opositores pacíficos y periodistas independientes; acusado del supuesto delito de escándalo público.

Casi recién llegado a su casa en el capitalino municipio de Playa, dijo vía telefónica a este reportero: “Me siento un poco confundido por el cambio tan drástico. Estoy muy contento y muy emocionado al ver a mi esposa, pero tengo la mente un poco embotada por la alegría y la emoción”.

Además, González ofreció una valoración sobre el tiempo de reclusión, primero en calabozos policiales y después en la cárcel 1580. "Imagínate tú como es la prisión, sobre todo los primeros seis meses de calabozo, que fueron terribles. Sufrí mucho, padecí mucho, sobre todo cuando una persona que no tiene culpa y está preso, resulta doblemente doloroso, sólo por ejercer el derecho a la libre expresión".

“Lo peor de esta cárcel son los servicios médicos”
Por Roberto Santana Rodríguez

3 de noviembre de 2006

La Habana – www.PayoLibre.com – “Lo peor de esta cárcel son los servicios médicos”, así le dijo el periodista independiente encarcelado Oscar Mario González a su esposa, la señora Mirtha Wong, que le visitara en la habanera cárcel 1580 el pasado 31 de octubre.

González, de 62 años de edad, detenido por las autoridades el 22 de julio de 2005 mientras compraba pan en un establecimiento comercial del capitalino municipio Playa, donde reside, ha visto como su salud ha sufrido un paulatino deterioro en los últimos 15 meses.

Según el testimonio de su esposa, González padece de gastritis, hipertensión, tos constante e infección en los conductos urinarios, dolencias para las que según las reiteradas denuncias de su esposa ante la opinión pública, no ha recibido adecuada atención médica, además de enfrentar otras irregularidades que empeoran su ya delicado estado de salud.

“En estos momentos lo que más me preocupa es la tos que no se le quita desde hace 6 meses, estoy hablando con él y de pronto le sobreviene una intensa crisis de tos y tengo que esperar a que se le pase para seguir conversando”, indicó la señora Wong, que agregó que aunque su esposo ha pedido atención de un especialista de vías respiratorias, las autoridades no se lo han concedido. “Sólo le hicieron dos análisis de esputo cuyos resultados se extraviaron”, precisó.

Además el periodista se queja por lo que considera engorroso proceder para ver al facultativo en la prisión, pues debe ir esposado y esperar dentro de un calabozo sucio junto a reos comunes hasta ser atendido, eso si finalmente logra la consulta, la cual de consumarse implica una nueva espera en el mismo calabozo hasta que sean atendidos todos los presos para regresar esposado al destacamento. Todo este proceso, dijo el periodista, puede tardar una mañana entera.

La falta de medicamentos como el Alucil, que González precisa para atender la gastritis que padece, es otro de los handicaps que debe enfrentar en la 1580, así como que no lo atienden para aliviar los efectos negativos de esa afección en la cárcel, porque según las autoridades no tiene un certificado que le acredite que padece de gastritis.

Acerca del análisis llamado urograma descendente, que le fuera indicado por el urólogo en fecha reciente, la señora Wong dijo, que el mismo se mantiene pendiente porque no existen los reactivos necesarios en el Hospital Nacional de Reclusos ubicado en la cárcel Combinado del Este ni se ha reparado el equipo de Rayos X.

Oscar Mario González, miembro del Grupo de Trabajo Decoro, permanece en un limbo jurídico, aún sin juicio, acusado por el supuesto delito de desorden público.

Periodista enfrenta irregularidades con atención médica
Por Roberto Santana Rodríguez

18 de octubre de 2006

La Habana – www.PayoLibre.com – El periodista independiente encarcelado, Oscar Mario González, continúa enfrentando irregularidades en cuanto a la atención médica que precisa en la cárcel capitalina 1580 (El Pitirre), dijo su esposa, la señora Mirta Wong, luego de visitarle el pasado 12 de octubre.

Según el reporte de la Sra. Wong, Oscar Mario continúa con infección en sus conductos urinarios, ya lleva tres ciclos de antibióticos sin resultados positivos. El pasado 2 de octubre fue atendido por un urólogo en el Hospital Miguel Enríquez, que le indicó una prueba llamada urograma descendente, pero no hay reactivos ni funciona el equipo de rayos x en el Hospital Nacional de Reclusos del Combinado del Este.

Además, en el penal 1580 no hay Vitamina C ni Alucil, medicinas que precisa Oscar Mario para sus afecciones de catarro y gastritis. Tampoco tiene la atención adecuada para la tos constante que le aqueja desde hace varios meses. Su esposa planteo la necesidad de que sea atendido por un especialista de vías respiratorias, lo cual no se ha producido y le fue decomisado, en reciente requisa, un reloj de pulsera que le llevó Wong para medir con exactitud el horario en que debe tomar los medicamentos.

“Me siento impotente, porque no puedo hacer nada. Porque si estuviera libre, yo gestionaba en hospitales y donde fuera, para resolverle el problema. No puedo hacer nada por él”, dijo, angustiada, la Sra. Wong.

Oscar Mario González, de 62 años de edad, pertenece al emblemático Grupo de Trabajo Decoro. Fue detenido el 22 de julio del 2005 y aún pertenece en un limbo penal sin juicio.

Sigue en franco deterioro la salud de Oscar Mario
Por Roberto Santana Rodríguez

8 de septiembre de 2006

La Habana – www.PayoLibre.com – La señora Mirta Wong, dijo a este reportero que la salud de su esposo, el periodista independiente encarcelado Oscar Mario González sigue en franco deterioro en la cárcel capitalina 1580, sin que las autoridades penitenciarias se ocupen verdaderamente del caso.

La señora Wong, que visitó a Oscar Mario el pasado 4 de septiembre, señaló que el comunicador tiene una tos constante que le aqueja desde hace aproximadamente 6 meses. “La doctora del penal lo ha auscultado y le ha dicho que no tiene ninguna complicación pulmonar, que la tos se debe a la humedad y a sus 62 años, no considerando necesario hacerle radiografías”, señaló Wong

La mujer mostró preocupación por las frecuentes crisis agudas de tos que afectan a su esposo. “El requiere de la atención de un especialista en vías respiratorias, al cual no ha sido remitido por la doctora del penal, veo que no quieren remitirlo. Entiendo que la humedad puede ser, pero ella no es especialista y él le tiene que insistir para que lo ausculte”, añadió Wong.

En cuanto al reciente sangramiento detectado en la orina del periodista encarcelado, su esposa indicó que ya va por el tercer ciclo de tratamiento con antibióticos, diferentes cada vez, sin que pueda hasta el momento resolver la infección que presenta en los conductos urinarios.

“El tiene buen ánimo, pero la salud no le acompaña, porque presenta muchos achaques, entre los que se encuentran la hipertensión, que no padecía antes de ser detenido y encarcelado; artrosis cervical, que le hace crisis con frecuencia; así como artritis crónica y ahora la infección en los conductos urinarios y la tos que no se le quita y que si no se atiende debidamente puede contraer bronquitis”, dijo finalmente la esposa de Oscar Mario.

Periodista objeto de requisa en 1580
Por Roberto Santana Rodríguez

27 de mayo

La Habana – www.PayoLibre.com – Oscar Mario González, periodista independiente encarcelado, fue objeto de una requisa en la prisión 1580, después de terminada la visita reglamentaria del pasado 25 de mayo, informó su esposa la señora Mirta Wong.

Wong dijo que los carceleros decomisaron dos revistas vitral, publicación de la arquidiosis de Pinar del Río que el comunicador tenía en su poder, cuya información pudo conocer a través de una llamada telefónica.

El incidente provocó el malestar del reo político, indicó su esposa, quien se mostró preocupada, pues Oscar Mario continúa padeciendo de hipertensión arterial, con niveles de 170 de máxima y 110 de mínima, para lo cual afirmó, tiene tratamiento médico en el penal.

“Yo lo que quiero es que lo dejen tranquilo, porque como tiene la presión alta, esas inspecciones le hacen daño”, precisó Wong.

Oscar Mario González, de 62 años de edad, es miembro del emblemático Grupo de Trabajo Decoro; fue detenido por las autoridades el 22 de julio de 2005, permaneciendo confinado en unidades policiales hasta su traslado a la prisión capitalina 1580, ubicada en el municipio San Miguel del Padrón.

Otras afecciones que aquejan al comunicador encarcelado son la gastritis y la artrosis generalizada, agonizadas estas por las condiciones deficientes de alimentación e higiene del penal, indicó su esposa.

Finalmente, la señora Wong dijo que el periodista independiente se mantiene firme en sus principios e ideales, y en un limbo jurídico que matiza su situación, pues no aparece su expediente, ni se le formulan cargos, ni aun su abogada tiene información al respecto.

Un reflejo del presidio en Cuba

José Antonio Fornaris, Cuba Verdad

LA HABANA, Cuba - Abril (www.cubanet.org) - Dos cartas hemos recibido del periodista preso Oscar Mario González; una, la colega Amarilis Cortina; y la otra, quien suscribe estas líneas. Damos a conocer algunos párrafos porque ellos reflejan la realidad del presidio en Cuba, y porque irradian amor hacia el ser humano.

"Querida Amarilis: Definitivamente las cárceles cubanas son verdaderas parcelas del infierno. Unas peores que otras, son aberraciones de la conducta humana. Con una inmensa carga de brutalidad y dolor representados por carceleros y encarcelados. Ambos víctimas de una realidad que es fuente y origen de una pena inmensa. Dolor terrible no sólo en sus efectos sino, además, en su permanencia como fruto venenoso, seco y ennegrecido que se pega a la rama con obstinación, impidiendo que huya la sustancia vital.

"El preso, embrutecido y degenerado por el rigor del presidio y su ausencia de valores, y su contraparte, el carcelero, contagiado por los mismos efectos. Ambos necesitándose y odiándose al unísono, imprescindibles en su reciprocidad. Enemigos inseparables y consustanciales que no siempre logran identificar la causa de su desgracia a pesar de intuirla en un acto de elemental raciocinio

"Víctima del mismo infortunio, la heterogénea población penal crece y se multiplica, y todo ello como claro mentís, como prueba irrefutable, del fracaso de una prédica que aseguraba la posibilidad de un mundo mejor representado por un hombre nuevo, incomparablemente superior al hombre conocido hasta el momento.

"Te confieso que nunca pensé que el régimen pudiera ser tan cruel y vengativo con mi persona. Yo sabía que me odiaba, y ello porque en reiteradas ocasiones lo manifestaban, asegurándome que mis trabajos eran muy críticos y que no lo permitirían. Y aún así, cuando me secuestraron agentes de la Seguridad del Estado yendo rumbo a la panadería, y a una cuadra de mi hogar, no me causó mayor sorpresa. Lo único que pudo haberme sorprendido fue el empleo de cuatro atléticos jóvenes de la Seguridad para detener a un indefenso y pacífico ciudadano de 62 años, como el empleo de un auto Lada último modelo, como en los peores tiempos del Chicago de Al Capone.

"Después me tuvieron seis meses en distintos calabozos, confinado en una celda de 3 x 2 metros en compañía de 4 ó 6 acusados de delitos comunes, incomunicado totalmente del mundo exterior, con una visita semanal de 10 minutos en presencia de uno o dos agentes de la Seguridad del Estado.

"Durante seis meses sufrí como eres incapaz de imaginar. Sólo Dios, que me dio fortaleza sabe de esos sufrimientos. Ni siquiera lo conocen mis hermanos y mi esposa. ¿Para qué hacerlos sufrir identificándolos con mi dolor?

"El encierro, las privaciones materiales y el total aislamiento sin duda que perseguían transmitir una sensación de impotencia, abandono y temor. Seis meses sin saber del mundo exterior pueden hacerte sentir débil, menesteroso, olvidado e ignorado por todos".

En la otra misiva, el colega en prisión expresa: "Querido amigo Fornaris: Durante los seis primeros meses de incomunicación con amigos y colegas, el no saber absolutamente nada de ellos fue un serio motivo de dolor. Sufrí mucho sin saber de ustedes. Ya después de estar en prisión pude, poco a poco, conocer de cada uno a través de mis hermanos y otros familiares. Al fin, voy recibiendo carta de ustedes, y ésta es una bendición de Dios destinada a aligerar esta carga tan injusta como indeseable.

"Me complace sobremanera verlos trabajar. Ustedes tienen la responsabilidad histórica de llevar a buen puerto el periodismo independiente, única voz sin compromisos ni ataduras, y decididos a comunicar la realidad cubana a cualquier precio.

"Ojalá yo sea el último periodista encarcelado. Ojalá y conmigo cese el atropello de encarcelar a un hombre por denunciar la realidad y criticarla con las únicas armas de la palabra.

"Por mi parte, estoy en un limbo jurídico sin saber qué será de mí. Mientras tanto, estaré aquí tratando de llevar este presidio con la dignidad necesaria, sin que el injusto y vejaminoso proceder de las autoridades al encarcelarme pueda sembrar en mí el odio o el resentimiento".

Ojalá que Oscar Mario González no sea sólo el último periodista preso. Ojalá que sea el último prisionero de conciencia cubano. Ojalá que las feas fauces de las prisiones de la Isla sean abiertas para dejar salir a todos los que en ellas están por pensar que patria y justicia no es un grupo en el poder.

Firme en sus principios periodista preso
Por Roberto Santana Rodríguez

3 de abril de 2006

La Habana – www.PayoLibre.com – La señora Mirtha Wong, dijo en La Habana que el expediente de su esposo, el periodista independiente Oscar Mario González, sigue sin ser localizado, aspecto que señaló como una irregularidad que se mantiene vigente, luego de visitarlo el pasado 29 de marzo en la prisión 1580, ubicada en el municipio capitalino de San Miguel del Padrón.

El oficial de la seguridad del estado que atiende a Mario en la 1580 le dijo que el expediente no ha podido ser localizado, esto en franca contradicción con lo que me dijo el oficial Moisés el pasado 16 de marzo, quien me aseguró que el expediente ya estaba en la 1580”, indicó Wong.

La fuente señaló como negativo lo que está ocurriendo en el caso de su esposo en este sentido porque: “No existe constancia alguna de los antecedentes médicos que se encuentran registrados en el expediente a la hora de que otro galeno lo atienda”, precisó, añadiendo que autoridades del penal no identificadas por ella, presuntamente el llamado reeducador, le informaron al comunicador que le sería practicado un chequeo médico próximamente.

En referencia a la salud de Oscar Mario su esposa dijo que se mantiene padeciendo de gastritis, para la que no ha recibido atención médica, y que en varias ocasiones le ha sido tomada la tensión arterial, la que ha registrado índices altos como son: 160 de máxima con 90, 95 y 100 de mínima indistintamente.

Aquí el comunicador independiente recordó lo incómodo que le resulta acudir al puesto médico de la prisión porque debe transitar por un corredor esposado a otro reo, llaman a un preso por cada destacamento y al llegar a un pequeño calabozo le quitan las esposas teniendo que esperar largo rato a que llegue su turno.

Según su esposa Oscar Mario González se mantiene firme en sus ideas y principios y con buen ánimo.

Oscar Mario sin asistencia médica en la 1580
Por Roberto Santana Rodríguez

28 de marzo de 2006

La Habana – www.PayoLibre.com – Oscar Mario González, periodista encarcelado miembro del Grupo de Trabajo Decoro, dijo a su esposa, la señora Mirtha Wong, que no tiene asistencia médica para la gastritis que está padeciendo, en llamada telefónica del 26 de marzo desde la cárcel 1580, ubicada en el municipio capitalino de San Miguel del Padrón.

Según la señora Wong, fuente de esta nota, lo mismo le comunicó su esposo en la última visita que le realizara en la cárcel el pasado 9 de marzo.

González dijo que solicitó a las autoridades del penal la asistencia médica para aliviar la gastritis que está padeciendo, la que le provoca acidez y dolores de estómago a lo que el llamado oficial reeducador le respondió que necesitaba presentar un certificado que el periodista no posee.

Poco después de su traslado a la 1580 desde 100 y Aldabó el 18 de enero pasado, el comunicador le había solicitado a su esposa que le llevara el medicamento Alucil, sin saber que está prohibido pasar medicinas a todos los reclusos.

“Entonces el médico para atenderlo pidió el dictamen que se encuentra en el expediente de Oscar Mario, lo que no pudo ser porque el expediente a más de 2 meses de su traslado aún no ha llegado desde 100 y Aldabó”, explicó la señora Wong.

Según Wong, Oscar Mario considera peligroso y engorroso el recibir atención médica en la 1580, dado que debe ir a consulta esposado a otro recluso que puede agredirlo y esperar durante horas en un calabozo hasta ser finalmente atendido.

“Oscar Mario se ve afectado por estas demoras injustificadas”, indicó la señora Wong, quién señaló además que las autoridades le habían comunicado a su esposo la posibilidad de ser trasladado al Hospital Nacional de Reclusos, ubicado en la también cárcel capitalina Combinado del Este para serle practicado un chequeo médico.

Elocuente carta de periodista independiente a su esposa
Por Roberto Santana Rodríguez

20 de febrero de 2006

La Habana – www.PayoLibre.com – La señora Mirta Wong, esposa del periodista independiente Oscar Mario González, hizo llegar a este reportero la siguiente carta enviada a ella por el comunicador desde la prisión 1580, ubicada en el municipio capitalino de San Miguel del Padrón.

En la misiva González muestra gran optimismo, dice tener convicción de lo injustificado de su encierro, denuncia las condiciones de vida carcelarias que ha tenido que sufrir en 6 meses de encierro y envía un mensaje de amor que patentiza que a pesar de todo no ha perdido la ternura y sencillez que siempre le han caracterizado como ser humano.

A continuación el texto íntegro de la carta:

Lunes, 6 de febrero de 2006.
Prisión 1580, La Habana.

Vida mía:

Parece que ha pasado mucho tiempo desde que se inició esta larga ausencia que ya sobrepasa los seis meses. Entonces ninguno de los dos pensábamos que pudiera ser tan angustiosa y prolongada. El tiempo tiene una enorme relatividad cuando pasa en la subjetividad humana; y así, veinte años pueden no ser nada mientras que seis meses nos pueden resultar largos y agobiantes.

Yo no era ajeno al inminente peligro que se cernía sobre mí y esperaba cualquier represalia por parte de las autoridades policíacas de mi país. Así me lo había hecho saber la seguridad del estado cuando en múltiples ocasiones me habían conminado a abandonar el periodismo independiente. Yo en cambio persistía en mis propósitos, tal y como lo han venido haciendo mis colegas periodistas durante largos años, haciendo propio aquello de que los derechos se ejercen pese a todo y por sobre todo.

Más, nunca pensé que la crueldad del régimen se ensañara de tal modo en mi persona como para confinarme en los principales calabozos de la capital del país durante 180 días; sumiéndome con ello en el terrible mundo de las mazmorras inhóspitas, saturadas de humedad y en medio de letrinas desbordadas donde se incuban moscas y cucarachas. Porque la prisión donde ahora me encuentro tiene la precaria ventaja de algún movimiento corporal, permitiendo además ver el sol y contemplar con todos sus tonos de azul.

El calabozo sin embargo encadena el cuerpo como preludio de un estrangulamiento espiritual que quiebra la voluntad y anula las esperanzas hasta convertir al hombre en un objeto inanimado. Por todo ello y por otras mil razones, tan ciertas como inefables, no pensé que el régimen pudiera confinarme en las fétidas mazmorras durante seis meses, teniendo en cuenta mi edad y mi frágil salud. Pero lo hizo, convenciéndome una vez más de que en lo tocante a crueldad el totalitarismo sobrepasa toda expectativa y todo pronóstico.
Pero aún en los peores momentos, desde lo profundo y oscuro de la celda; cuando la noche parecía eternizarse y en los escasos minutos de la visita semanal, siempre conté con tu presencia. Tu figura ocultaba la acritud de una existencia calamitosa y al contemplarte se disipaba mi angustia.

Entonces supe del valor del tiempo. Conocí de su fugacidad y de lo inútil que resulta para el hombre retenerlo o retardarlo cuando se erige en portador de dicha y felicidad. Frente a ti se extinguían las cadenas del sufrimiento y parecía como si el solo goce de tu encuentro justificara la agonía del cautiverio.

Nunca me faltó la luz de tu mirada como faro conductor de puerto seguro; siempre me sentí cobijado bajo el cielo amoroso de tus ojos. Tu amor, la convicción de mi inocencia, la bondad de mis ideas y el decisivo favor de Dios hicieron inútil las intenciones evidentes de doblegarme y reducirme a un adefesio desprovisto de voluntad. Los adversarios no pudieron danzar jubilosos sobre mis despojos. En ello tuvo que ver tu perseverancia y tu resolución.

Hoy la realidad que envuelve mi existencia tiene un acento menos dramático. Mis nuevos carceleros son tan déspotas como los de siempre, las rejas que me atan tienen igual rigidez e indiferencia. Convivo con los mismos microbios e insectos como inseparables compañeros en este triste bregar. Pero hoy el espacio en que me muevo no se reduce a dos metros cuadrados de una celda y sobre mi cuerpo bate la brisa mañanera y resplandece el brillo dorado de los crepúsculos. Ello ensancha el aroma de tu recuerdo potenciado en cada uno de nuestros breves encuentros. Tu imagen permanece en mí sin necesidad de evocación. Como fragancia de esas flores del campo en cuya humildad y sencillez se esconde el secreto de la dicha.

No sé cuando volveremos a estar juntos, pero ninguna separación hará menos real tu presencia en mi espíritu. Algún día nos encontraremos con la mutua alegría ensanchada por esta triste ausencia. Mientras tanto sigamos queriéndonos con la añoranza de la distancia que Dios siempre tiene reservado un lugar especial en su corazón para los seres que se aman de verdad.

Tuyo por siempre: Mario.

Oscar Mario González, de 61 años, pertenece al Grupo de Trabajo Decoro. Fue detenido el 22 de julio de 2005 por fuerzas policiales mientras compraba el pan en un establecimiento al efecto en el municipio capitalino de Playa, donde reside. Aún se encuentra en una especie de limbo penal pues no se le han formulado cargos ni se le ha celebrado juicio. Se ha distinguido en sus varios años de trabajo en la prensa independiente cubana por escribir interesantes crónicas que reflejan la realidad de lo que sucede a diario en Cuba.

Trasladan a periodista independiente hacia la cárcel 1580
Por Roberto Santana Rodríguez

21 de enero de 2006

La Habana – www.PayoLibre.com – El pasado miércoles 18 de enero fue trasladado el periodista independiente Oscar Mario González desde el DTI, en 100 y Aldabó, municipio Boyeros hacia la prisión 1580 que está ubicada en San Miguel del Padrón, informó su esposa, la señora Mirta Wong, quién reaccionó sorprendida ante el traslado porque como indicó albergaba la esperanza de que el comunicador resultara excarcelado.

Wong dijo que pudo ver a Oscar Mario al día siguiente en la llamada visita de aseo por espacio de media hora, su esposo le manifestó que al menos podía saber cuando era de noche y cuando de día porque los últimos 3 meses de detención en 100 y Aldabó los pasó en una celda tapiada.

En cuanto a la situación penal de Oscar Mario Wong señaló que nada se sabe aún, los instructores policiales sólo dicen que se encuentra dentro de un proceso investigativo.

Oscar Mario González, de 61 años, es miembro del Grupo de Trabajo Decoro y fue detenido por las autoridades el 22 de julio de 2005 mientras compraba pan en un establecimiento al efecto en el municipio capitalino de Playa donde reside.

Desde Suecia mensajes de amor

Tania Díaz Castro

LA HABANA, Cuba - Diciembre (www.cubanet.org) - Elena Isaieva González vive en Suecia hace años, donde se graduó de Economía en la Universidad de Uppsala, muy cerca de Estocolmo. Es hija del colega Oscar Mario González, periodista independiente del grupo de Trabajo Decoro a quien desde hace cinco meses la policía política lleva de una unidad policial a otra, con el propósito de amedrentarlo para que no escriba más.

Oscar Mario, hombre de firmes criterios, está convencido de que la revolución se fue a bolina hace mucho tiempo, y que como resaca sólo queda un régimen totalitario cuyos poderes ejecutivo, legislativo y judicial están concentrados en un reducido número de dirigentes, agrupados en un partido.

Como lo conozco bien, porque es mi amigo, sé que el injusto encarcelamiento de que es víctima lo ha convencido más de que nuestra lucha por la libertad es imprescindible para cualquier cubano que viva en la Isla, o en el rincón más apartado del mundo.

La hija de Oscar Mario, entrevistada por la revista Misceláneas de Cuba, para el número de julio-agosto de 2005, lo dice claramente: "Yo no quería involucrarme en la política, pero ahora estoy dispuesta a hacer lo que sea para ayudar a mi papá, para que lo liberen".

Segura está la joven Elena Isaieva de que su padre no merece la cárcel por escribir libremente, por practicar el sagrado derecho que tiene todo ser humano a la libre expresión. Explica al mundo en su entrevista que su padre estudió ingeniería mecánica en la desaparecida Unión Soviética, donde conoció a la autora de sus días, en Ucrania. Recuerda Elena que en 1975 vino con sus padres a Cuba, y que un buen día, decepcionado su padre de lo que ocurría en su patria, entregó el carné del Partido Comunista honesta, valientemente, porque no tiene madera de traidor.

En 1994, Oscar Mario se había convertido en un disidente, porque a gritos la sociedad cubana pedía cambios radicales que sacaran al país del marasmo en que está envuelto económica y socialmente.

Elena Isaieva González no puede entender ni aceptar que su padre esté preso por ejercer el periodismo. Ella, que vive en un país libre, puede denunciar esta arbitrariedad donde quiera. No se cansa de luchar porque su padre regrese a casa, donde lo espera Mirtha, su segunda esposa, que lo adora.

Cuenta Elena que el año pasado le envió a su padre la documentación necesaria para que visitara Suecia. Recuerdo el golpe que sufrió Oscar Mario cuando un empleado de Inmigración le comunicó que no podía viajar a visitar a su hija porque había órdenes "de arriba" de negarle la tarjeta blanca, es decir, el permiso de salida.

"Quieren que deje de escribir a cambio del permiso", me dijo mi colega y amigo en la sala de mi casa. Todavía escucho sus palabras, que expresó con verdadero dolor: "¿Qué pensaría mi hija de mí si me vendo, si vendo mi conciencia y mis pensamientos por un pedazo de papel?"

Oscar Mario no viajó a Suecia. Se quedó guardado un juguete que había comprado para su nieto, hijo de Elena, y continuó escribiendo, tal y como le dictaba su conciencia.

Ese es mi amigo Oscar Mario. Ese es el padre de esa muchacha mitad cubana y mitad ucraniana que desde la península escandinava envía mensajes solicitando ayuda solidaria para su papá.


Esposa preocupada por condiciones carcelarias de periodista
Por Roberto Santana Rodríguez

4 de diciembre de 2005

La Habana – www.PayoLibre.com – La señora Mirta Wong se mostró preocupada, en declaraciones a este reportero, por las condiciones carcelarias en las que se encuentra su esposo, el periodista independiente Oscar Mario González, las cuales calificó como infrahumanas y eventuales causantes de enfermedades que el reo pudiera padecer.

González fue detenido el pasado 22 de julio cuando compraba pan en un establecimiento del capitalino municipio Playa, donde reside y ha permanecido desde entonces en calabozos de diferentes unidades policiales y en el hospital Carlos J. Finlay de Marianao, desde donde fue trasladado recientemente a una celda tapiada en 100 y Aldabó, DTI (Departamento Técnico de Investigaciones).

“En estos momentos Oscar se encuentra en las peores condiciones desde su detención. Está en una celda de 2 x 3 metros junto a tres presos comunes. Respiran con mucha dificultad, porque el bióxido de carbono que espiran unos lo aspiran los otros. La humedad es alta en el lugar, por la deficiente ventilación. Sus desechos orgánicos se depositan en un agujero a ras del suelo, creándose una atmósfera fétida, que hace intolerable estar allí, y puede provocar contaminaciones por bacterias salmonelas y ecoli, provenientes de sus sistemas digestivos”, precisó la mujer.

Además, la esposa de Oscar Mario indicó que por el limitado espacio de la celda los reos no puedan ejercitar sus músculos, que el no saber si es de día o de noche contribuye a que se desestabilicen emocionalmente, y que resultan insuficientes los 30 minutos diarios, que suman tres horas y media en la semana, que le permiten tomar el sol al comunicador detenido.

“Está demostrado científicamente que los seres humanos deben estar expuestos a los rayos solares al menos 6 horas a la semana, para que puedan recibir el adecuado aporte de vitamina D a sus organismos, evitando así debilidad en los huesos, deformación, curvatura en la columna vertebral o en las piernas”, acotó Wong.

Oscar Mario González, de 61 años, pertenece al emblemático Grupo de Trabajo Decoro, que dirige Ana Leonor Díaz, y que cuenta en el equipo con figuras de la talla de Manuel Vázquez Portal, Héctor Maseda Gutiérrez, José Ubaldo Izquierdo Hernández, Omar Moisés Ruiz Hernández, todos encarcelados en 2003 en la Primavera de Cuba; el primero ahora en el exilio, luego de recibir una licencia extrapenal por motivos de salud, y los tres últimos aún en prisión.

Por último, la señora Wong hizo un llamado a las organizaciones internacionales de derechos humanos para que exijan al gobierno cubano la inmediata e incondicional excarcelación de su esposo.

Continúa periodista detenido en celda tapiada del DTI
Por Roberto Santana Rodríguez

27 de noviembre de 2005

La Habana – www.PayoLibre.com – El periodista independiente Oscar Mario González continúa en una celda tapiada del Departamento Técnico de Investigaciones (DTI) del sureño municipio capitalino de Boyeros, con el número 42856-330, junto a 3 presos comunes, según informó su esposa la señora Mirta Wong Sio.

Wong señaló que en los últimos días le ha sido permitido tomar el sol por espacio de 30 minutos. “Soy bióloga, y esto de que no pudiera tomar el sol me tenía muy preocupada”, indicó la mujer.

Asimismo, Wong dice en su reporte, que Oscar Mario recibió los servicios de un barbero y le es permitido, aunque con limitaciones, a acceder a literatura y periódicos.

“Oscar se encuentra muy optimista, y firme en su posición, en espera de lo que pueda suceder”, opinó Wong.

Oscar Mario González, de 61 años, perteneciente al Grupo de Trabajo Decoro, fue detenido el 22 de julio pasado, cuando, en chancletas y short, compraba el pan, en un establecimiento al efecto; ha permanecido los últimos 4 meses de detención en diferentes unidades policiales y en el hospital militar de Marianao, Carlos J. Finlay, desde donde fue trasladado recientemente al DTI, de 100 y Aldabó, en Boyeros.

Su esposa indicó finalmente, que el actual instructor de Oscar Mario, nombrado Johnson, le dijo que no era mucho lo que podía informarle, que dependía de órdenes superiores.

Trasladan a Oscar Mario González a celda con delincuentes

LA HABANA, Cuba - 4 de noviembre (Ernesto Roque Cintero, UPECI / www.cubanet.org) - El periodista independiente Oscar Mario González fue trasladado de la sala de la Seguridad del Estado del hospital Finlay en esta capital, para una celda tapiada en el Departamento Técnico de Investigaciones, conocido como 100 y Aldabó, el viernes 28 de octubre, según trascendió.

Mirta Wong Sio, esposa del comunicador encarcelado, en declaraciones a esta agencia de prensa señaló que al presentarse en la institución hospitalaria el martes 1 de noviembre, allí le comunicaron del traslado de su esposo.

"Nos personamos el hermano de Oscar Mario y yo en 100 y Aldabó a las 10 y 15 de la mañana de este miércoles y allí el nombre de mi esposo no aparecía en la lista de detenidos. Un instructor de Villa Marista que se encontraba en el lugar no nos atendió hasta pasada la una de la tarde", señaló la señora Wong.

Wong agregó que su esposo le informó que durante el traslado éste fue esposado como si fuera un preso de máxima peligrosidad, siendo él un hombre pacifico. "La realidad es que Oscar Mario está mal y en peores condiciones que antes de entrar al hospital, ya que esta sometido a presiones psicológicas, y lo están coaccionando, lo que considero constituye una tortura hacia una persona. Lo único que quiere es que le respeten su derecho a no declarar algo en contra de sus principios morales. El cambio ha sido brusco", puntualizó.

El comunicador encarcelado comparte su celda de 2 x 3 metros con dos reos comunes, y los militares no le permitieron siquiera tener en su poder la Biblia u otro tipo de literatura.

La señora Wong Sio, tomando en consideración el estado en el que se encuentra su esposo, pide a las organizaciones internacionales humanitarias que intercedan por él y exijan al régimen cubano su inmediata excarcelación.

Oscar Mario González fue detenido el 22 de julio de este año y aún no se ha presentado acusación alguna en su contra.

Hospitalizado Oscar Mario González

LA HABANA, Cuba - 13 de octubre (Ernesto Roque Cintero, UPECI / www.cubanet.org) - El periodista independiente Oscar Mario González fue hospitalizado en la sala de la Seguridad del Estado del hospital militar en esta capital en horas de la tarde del martes 11 de octubre, debido a su deterioro físico y mental, según confirmó su esposa a UPECI.

Mirta Wong, cónyuge del colega encarcelado, señaló que conoció del traslado de su esposo al hospital militar a las 7 de la noche del propio martes, y que al siguiente día lo visitó por espacio de 25 minutos, en presencia de un instructor de la policía política.

"Allí me comunicaron que el traslado de la unidad de la calle Acosta para el hospital se debe a un chequeo que le realizarán. En anteriores visitas que le realicé en los calabozos de la unidad policial, Oscar Mario había perdido mucho peso, estaba muy alterado, y llegó incluso hasta perder la memoria y no tenía coherencia en sus conversaciones", refirió la señora Wong.

En otra parte de sus declaraciones, manifestó sentirse aliviada, ya que además de los cuidados médicos, el prisionero político Oscar Mario González tiene otras condiciones. "Duerme en una cama, tiene sábanas, le dan comida; lo encuentro mejor. Está tratando de recuperarse, ya que llegó a estar muy mal", enfatizó.

Al término de sus declaraciones, la señora Mirta Wong agradeció a todas las personas y organizaciones humanitarias y eclesiásticas que se han interesado por la salud de su esposo y abogan por su excarcelación.

Alarmada la esposa de Oscar Mario González

LA HABANA, Cuba - 6 de octubre (Ernesto Roque Cintero, UPECI / www.cubanet.org) - La esposa del periodista independiente Oscar Mario González, encarcelado en julio pasado, señaló que se siente alarmada ante el deterioro físico y mental de su cónyuge, quien lleva 73 días encarcelado sin que se le haya acusado de ningún delito.

Mirta Wong, cónyuge del comunicador, afirmó que Oscar Mario ha perdido 15 kilogramos de peso, y mentalmente lo nota muy alterado con respecto a las visitas anteriores. "En la medida en que va pasando el tiempo y en las condiciones en las que se encuentra, conviviendo con presos comunes, sin poder conciliar el sueño, ha llegado a un estado tal de alteración que le está afectando la salud. En la visita del pasado miércoles, en la unidad de la calle Acosta, quedé muy alarmada debido al estado en que se encuentra" expresó Mirta Wong a este reportero.

Entre las gestiones realizadas por familiares y amigos de González en pos de su excarcelación, se han enviado cartas al Nuncio Apostólico y al Cardenal Jaime Ortega. Ninguna de las misivas ha tenido respuesta.

Visiblemente afectada, la esposa de González se presentó en la Nunciatura Apostólica en horas de la mañana de hoy, y fue recibida por el Nuncio Luigi Bonazzi, quién tomó nota de los hechos narrados por la señora Wong.

"Espero que, con respecto al caso de mi esposo, con quien estoy casada desde hace veinte años, la Iglesia interceda ante las autoridades cubanas", puntualizó.

Precaria la salud de Oscar Mario González

LA HABANA, Cuba - 22 de septiembre (Ernesto Roque Cintero, UPECI / www.cubanet.org) - El estado de salud del periodista independiente Oscar Mario González se deteriora, luego de sesenta y dos días de encarcelamiento en una unidad policial del municipio 10 de Octubre, sin que la fiscalía hasta la fecha haya presentado cargos en su contra.

La esposa del comunicador encarcelado señaló que en visita efectuada por espacio de pocos minutos el pasado 21 de septiembre, ella le solicitó al oficial de la policía política que estuvo presente durante toda la visita, una entrevista con el principal instructor del caso, quien hasta la fecha no ha dado la cara.

"Oscar Mario me comentó que continúa con dificultad para conciliar el sueño y que está presentado malestar con la artritis que padece", señaló Mirtha Wong, quien exige que mientras continúan a la espera del proceso judicial, deberían sacar a su marido de la celda para que pueda tomar el sol.

"La celda es muy húmeda y fría -dijo- y sin que lo saquen a tomar sol le afecta mucho más".

Oscar Mario González, del Grupo de Trabajo Decoro tiene 62 años. Luego de su encarcelamiento varios periodistas independientes radicados en Cuba emitieron y rubricaron un documento reclamando solidaridad internacional para con el comunicador encarcelado.

Sin radicar causa contra periodista encarcelado

LA HABANA, Cuba - 8 de septiembre de 2005 (Ernesto Roque Cintero, UPECI / www.cubanet.org) - El proceso de instrucción seguido contra el periodista independiente Oscar Mario González, del Grupo de Trabajo Decoro, encarcelado hace 47 días, se mantiene en un limbo judicial. Hasta la fecha causa alguna ha sido radicada en su contra, y se desconoce qué presunto delito deberá enfrentar el comunicador, mientras su estado de salud se deteriora.

Mirtha Wong, esposa de Oscar Mario, señaló que en visita realizada al periodista por espacio de 15 minutos este miércoles junto a dos hermanos del comunicador, en la unidad policial de la calle Acosta, pudo apreciar que su esposo confronta problemas de salud.

"Ha perdido 12 libras y me comentó que está muy alterado. Apenas puede dormir, y cuando duerme tiene pesadillas. Las pastillas que le están dando no resuelven el problema. Le aconsejé que deje de tomarlas y que intente conciliar el sueño a través de la lectura. Gracias a Dios no le han prohibido leer", señaló la señora Wong a su salida de la unidad de la policía.

Según se pudo conocer en lo relatado por la esposa del colega, el instructor del caso fue sustituido. "El que abrió la puerta del calabozo y estuvo en la visita que realizamos es nuevo. Apenas conversó con los hermanos de Oscar Mario y conmigo. Al menos me permitieron entregarle alguna literatura, y la ostia que le envió el cura de la iglesia a la que asistimos siempre, ya que al clérigo no le autorizaron la visita".

El periodista encarcelado, calificado por colegas, disidentes y lectores en general, como uno de los mejores cronistas de la realidad cubana en la actualidad, en apenas 47 días ha sido trasladado en cuatro oportunidades de cautiverio: San Agustín, Marianao, la Lisa y ahora 10 de Octubre.

Oscar Mario González es el más reciente de los veintidós periodistas independientes encarcelados en las prisiones castristas. Fue arrestado el pasado 22 de julio.

El gobierno cubano violó la ley de procesamiento penal, que señala que a los diez días de un arresto las autoridades deberán formular cargos contra el arrestado. Lo que no ha sucedido en el caso de Oscar Mario González.


El azaroso tour de Oscar Mario
Juan González Febles

LA HABANA, Cuba – Septiembre 2005 (www.cubanet.org) - Reinaldo Arenas solía decir que los castristas son "minuciosos en su espanto". El periodista Oscar Mario González está realizando un tour obligado por diversas estaciones de policía capitalinas. La Seguridad del Estado organizó y lleva a cabo esta novedosa y creativa forma de quebrantar la voluntad de quien consideran adversario político.

Dándole la razón al finado Arenas, un prometedor -aunque imberbe- aprendiz de artesanía represiva, le sigue en el periplo. El joven oficial imparte charlas políticas no solicitadas. Ha podido conocerse que el muchacho es la mar de insistente. La evangelización que el inefable Ministerio del Interior emprendió contra nuestro colega es una gotita más de espanto.

Por lo pronto, el periodista número 22 en el récord represivo del régimen cubano ha perdido quince libras de peso. Hacen su esfuerzo. El programa impuesto por los artesanos represivos del departamento 21 para lograr pérdidas de peso rápidas y espectaculares es otro de sus aportes del viejo libro del KGB.

Con 61 años de edad, Oscar Mario puede ser muy vulnerable a la perfidia que se emplea en su contra. Un colega me comentaba que el caso de Oscar Mario era kafkiano. Yo discrepé. El régimen de Fidel Castro ha creado sus propios horrores. No necesita pedir préstamos a Kafka o a Orwell.

En otro orden de cosas pudimos conocer que la esposa de Oscar Mario, Mirta Wong Sio, se dirigió a través de una carta al Cardenal Jaime Ortega, Arzobispo de La Habana. La Sra. Wong interesó la solidaridad del purpurado en el caso del esposo.

Otra misiva, dirigida al Nuncio Apostólico acreditado en La Habana, fue suscrita por el párroco, el vicario parroquial y el diácono al frente de la comunidad eclesial de la parroquia de la Santa Cruz de Jerusalén, del municipio Playa, en esta capital. Los que suscriben piden al Nuncio que interceda por el colega González. En la misiva exponen su carácter integral como católico practicante.

La detención arbitraria del periodista Oscar Mario González está siendo objeto de denuncia y crítica por amplios sectores de la sociedad civil cubana. La misma es demostrativa del carácter fascista del régimen cubano. En el caso que nos ocupa no se trata de alguien a quien se pueda acusar usando los ridículos argumentos de costumbre sobre una mayor o menor convivencia con funcionarios consulares norteamericanos o de cualquier otro origen.

Oscar Mario González está siendo reprimido por hacer uso de su derecho a la libre expresión. La vendetta política por su antigua militancia en las filas castristas pudiera aportar nuevos elementos. De ser así, quedaría demostrado el carácter gangsteril en los procedimientos de la policía política.

La práctica de este tipo de ajuste de cuentas -más propio del trato entre bandas criminales- da la medida de los riesgos que asumió Oscar Mario González al abrazar este oficio con carácter independiente en Cuba.

Una nota escrita a mano por Oscar Mario González y dirigida a su hija que reside en el extranjero, hace hincapié en la necesidad de solidaridad para enfrentar el desafuero del régimen en su contra. El obstáculo mayor a que debe exponerse quien cae en manos de la maquinaria represiva castrista es el sentimiento de indefensión y soledad que imponen sus asalariados de uniforme.

Oscar Mario tiene libertad en el alma y a Dios en su corazón. Con esto, sumado al amor de su esposa y de sus familiares y amigos, jugará su partida. Nosotros, sus colegas, en el afán de informar con veracidad desde Cuba, tenemos confianza en la fuerza de la solidaridad. Las últimas crispaciones represivas, expresadas en el accionar de una porra pro gubernamental delirante y fanática, dan la medida de la crisis presente.

El arresto del periodista Oscar Mario González, que no milita en organización política conocida hasta este momento, pone al desnudo el carácter intimidador y matón del régimen. Las normas legales que supuestamente regulan el alcance y las condiciones de los arrestos y las detenciones han sido violadas en el caso de Oscar Mario.

Sólo queda esperar y continuar la brega hasta que la libertad y la garantía de derechos para todos vuelvan a ser realidad en nuestra tierra.

Sin encausar Oscar Mario González

LA HABANA, Cuba - 18 de agosto (José Antonio Fornaris, Cuba Verdad / www.cubanet.org) - El periodista independiente Oscar Mario González continúa preso sin que hasta el momento se le haya radicado causa alguna. El comunicador fue detenido el pasado 22 de julio en los alrededores de su domicilio.

Mirtha Wong, esposa del periodista, ha dicho al instructor del caso, un oficial de la Seguridad del Estado, que le den el número de la causa que se especifica contra González para que el abogado defensor, contratado por la familia, pueda comenzar su trabajo; pero el oficial le responde que se le llamará por teléfono para comunicárselo. Pero la llamada no se produce.

González fue trasladado el miércoles 10 de agosto desde la estación de policía del municipio Playa, donde se encontraba desde su detención, hacia la unidad policial del municipio 10 de Octubre donde, según su esposa, que lo visita unos minutos cada semana, hay un poco más de higiene en los calabozos.

De acuerdo con la Ley de Procedimiento Legal vigente, a los diez días las autoridades tienen que formular cargos contra los detenidos. En estos momentos Oscar Mario González es el periodista número veintidós que se encuentra preso en Cuba y lleva preso 34 días.

Oscar Mario, el último periodista preso

José Antonio Fornaris, Cuba Verdad

LA HABANA, Cuba - Agosto (www.cubanet.org) - En cualquier parte del mundo, cuando un periodista es llevado a la cárcel, el hecho se convierte en algo excepcional. Menos en Cuba.

El pasado 22 de julio Oscar Mario González se convirtió en el último de los periodistas que, por tener ideas diferentes a los que detentan el poder, está penando entre rejas. La cifra asciende a veintidós periodistas presos. Hace unos meses salieron de la prisión, debido a problemas de salud, cuatro colegas, dos de ellos son poetas. Uno se encuentra exiliado en España y el otro en los Estados Unidos.

Reporteros Sin Fronteras afirma que Cuba es la mayor cárcel para periodistas en el mundo. Triste título para un país y vergonzoso aval para sus gobernantes.

Paradójica situación. Los que un día tomaron el poder por las armas y habían prometido restituir los derechos públicos representados en la Constitución de 1940, y que también prometieron realizar elecciones libres y democráticas en un tiempo no mayor de 18 meses; que gritaron a los cuatro vientos que no eran comunistas, y que han sumido al país en la pobreza, son los que mandan a la cárcel a los periodistas. Mintieron alevosamente, infringiendo daños inmensos a la nación.

Oscar Mario ha sido la última víctima de la arremetida del régimen de La Habana contra las ideas. Tiene 62 años y puede ser condenado a 20 años de cárcel. Quizás mañana le corresponda a otro periodista ser la última víctima de ese afán de la casta gobernante por mantener el poder.

"Ver un crimen en calma es cometerlo", afirmó José Martí. Yo no quiero ser un criminal, por lo tanto no voy a guardar silencio ante este nuevo crimen que se está cometiendo contra Oscar Mario González, sólo porque asumió el compromiso de vivir en su época y responder a sus sentimientos cívicos.

Hace mucho tiempo que Montesquieu sentenció: "Una injusticia hecha a uno solo es una amenaza a todos". En Cuba, la sentencia se cumple a diario, pero en el caso de los periodistas que están presos la afirmación es más palpable, porque ellos, en alguna medida, representan la conciencia social de esta isla.

Para los que crean que los tiempos del medioevo terminaron, hay un desmentido. En Cuba el tiempo social, con su correspondiente evolución, fue obligado a retroceder. Veintidós periodistas presos son una muestra de ello.

¿Por qué se ha permitido y se continúa permitiendo que un grupo haya sustraído a una nación de la contemporaneidad y de sí misma? No tengo la posibilidad de darle solución al problema. Pero no guardo silencio ante el crimen. Así evito cometerlo yo también.

Con firmeza y amor

Amarilis Cortina Rey, Cuba Verdad

LA HABANA, Cuba - Agosto (www.cubanet.org) - Detenido en una estación de policía de Ciudad de La Habana se encuentra Oscar Mario González, periodista independiente de la Agencia Decoro.

Su esposa contó que había salido a comprar pan, con la libreta de racionamiento y una jaba desechable en su mano cuando fue arrestado por la policía política el pasado 22 de julio.

Ahora, un calabozo maloliente, un calor insoportable y algunos delincuentes como compañía representan su nuevo entorno. Recordará quizás el título de una de sus últimas crónicas publicadas en CubaNet: Cuando se promueve el odio.

Ahí está mi colega Oscar Mario, entre rejas, producto del odio de un sistema que no quiere admitir que pueda escribir lo que piensa, para que no pueda publicar su honradez.

¿Lo condenarán? Esto está por ver. Versiones de varias agencias de prensa anuncian que será juzgado por violar la Ley 88 o Mordaza, por la que en el año 2003 fueron condenados otros cubanos.

El rostro de José Martí, quien tanto defendió el derecho a pensar, "aún del ente más infeliz", presidió el acto conmemorativo del 26 de julio. El discurso que cerró el acto anunciaba más represión hacia las ideas opuestas al sistema imperante en la Isla.

Oscar Mario es católico y martiano, y esas dos fuerzas lo ayudarán en el angosto camino que le espera en estos tiempos. La Biblia condena el odio, y Martí cultivaba rosas blancas para los crueles.

El periodista preso espera, según su esposa, la solidaridad de sus colegas, la buena fe de los que, como él, pensamos, escribimos, creamos, a pesar de los riesgos, con firmeza y amor.

El ejemplo número 22

María Elena Alpízar Ariosa, Grupo Decoro

PLACETAS, Cuba - Agosto 5 (www.cubanet.org) - El periodista independiente Oscar Mario González se convirtió en el ejemplo número 22 de la represión política contra la libertad de prensa por parte del gobierno cubano. Fue detenido en las inmediaciones de su domicilio el pasado 22 de julio por agentes de la policía política.

Asimismo, Oscar Mario González, miembro del Grupo de Trabajo Decoro, será el quinto comunicador independiente de esa agencia noticiosa que se juzgará según lo establecido en la Ley 88, conocida como Ley Mordaza.

Luego de la excarcelación en 2004 de catorce prisioneros del grupo de los 75, quedaron en prisión 21 periodistas independientes, de los cuales tres pertenecen a Decoro: Héctor Maseda Guitiérrez, Omar Moisés Ruiz Hernández y José Ubaldo Izquierdo Hernández. El fundador de la agencia, Manuel Vázquez Portal -uno de los catorce liberados- se encuentra en el exilio.

La líder opositora Martha Beatriz Roque Cabello, de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil en Cuba, había convocado para el 22 de julio una marcha pacífica frente a la embajada de Francia, en el reparto Miramar, como protesta por la brutal represión de que fueron víctimas en el Malecón habanero varios opositores pacíficos, quienes fueron a rendir tributo a sus compatriotas asesinados en el remolcador 13 de Marzo en julio de 1994.

La mañana de ese día Oscar Mario González, que vive cerca de la embajada francesa, no se dirigía allí para reportar el hecho, sino que iba a la panadería a comprar la mísera cuota del pan nuestro que corresponde a cada cubano.

Sin embargo, el periodista independiente fue detenido por agentes de la policía política, quienes no tuvieron en cuenta su informal vestimenta ni la encomienda doméstica que iba a cumplir.

Oscar Mario dio cobertura periodística al primer congreso de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil en Cuba, celebrado los días 20 y 21 de mayo en el patio de la vivienda de uno de sus ejecutivos, Félix Bonne Carcassés. A la reunión asistieron decenas de activistas pro democracia de todo el territorio nacional, miembros del cuerpo diplomático acreditados en el país, invitados nacionales, así como colegas de la prensa extranjera.

La cobertura periodística al evento opositor fue la gota que colmó la copa de la prepotencia castrista contra el comunicador, quien, al ejercer su derecho a la palabra, estaba firmando el epitafio de su libertad.

Oscar Mario González, de 61 años, se encuentra con varios reos comunes en un calabozo de la unidad policial de Miramar. Aunque las autoridades han dicho a sus familiares que el periodista recibe la atención adecuada de un galeno, debido a los problemas de hipertensión que ha presentado, hay que dudarlo, ya que el largo rosario de represión médica contra los presos cubanos está más que comprobado.

Seguiremos trabajando para que Oscar Mario González deje de ser el ejemplo número 22 de la falta de libertad de prensa en Cuba, así como para que ningún cubano ejemplifique detrás de una reja la carencia de derechos y libertades fundamentales en nuestra patria.

Formulan cargos contra periodista independiente detenido
Por Roberto Santana Rodríguez

2 de agosto de 2005

La Habana – www.PayoLibre.com – Según reporte de Mirta, esposa del periodista independiente Oscar Mario González Pérez, se pudo conocer que el comunicador ha sido acusado de violar la ley 88, también conocida como mordaza, la misma que sirvió al gobierno cubano para encarcelar en marzo de 2003 a 75 opositores, defensores de derechos humanos, bibliotecarios y periodistas en la primavera negra de Cuba.

La confirmación oficial a las versiones que habían circulado en la Isla sobre el posible encauzamiento del periodista detenido por la ley mordaza, la obtuvo Mirta de labios del instructor policial que atiende a su esposo durante la visita que le realizara el lunes 1 de agosto último a la unidad de 62 y 7ma en el capitalino Playa. Anteriormente la esposa de Oscar Mario negó las referidas versiones, argumentando no haber recibido noticias de las autoridades al respecto.

“Oscar Mario se puso muy contento al verme. Tiene la presión alta con valores de 170 y 100, esto me preocupa puesto que él no es hipertenso. Está conviviendo con reos comunes, entre ellos hay asesinos. Las autoridades rechazaron el pedido de unir a los presos políticos”, señaló Mirta, vía telefónica.

Además en la visita de alrededor de 15 minutos, que se produjo luego de una prolongada espera que duró desde las 2 hasta las 5 y 20 pasado meridiano porque según indicó Mirta en la unidad no sabían nada, Oscar Mario después de preguntar por la familia dijo que no quería llanto y que hicieran todos, ellos y sus colegas periodistas, todo lo posible por lograr su liberación.

Ana Leonor Díaz, directora de la agencia de prensa independiente Grupo Decoro, a la cual pertenece Oscar Mario, dijo que el periodista es el quinto que el régimen cubano lleva a la cárcel de manera injusta y arbitraria, Oscar Mario sólo escribía la verdad de Cuba a través de impresionantes crónicas, señaló. Anteriormente habían ido a prisión en 2003 del Grupo Decoro Manuel Vázquez Portal, ahora exiliado después de recibir una licencia extrapenal por motivos de salud en su condena a 18 años, Héctor Maseda Gutiérrez, condenado a 20 años, José Ubaldo Izquierdo a 16 años y Omar Ruiz Hernández a 18 años de privación de libertad, todos en la causa de los 75.

Esposa de Oscar Mario González niega versiones sobre encauzamiento Ley 88
Por Roberto Santana Rodríguez / Bitácora Cubana

2 de agosto de 2005

La Habana – www.PayoLibre.com – Mirta, esposa del periodista Oscar Mario González negó en conversación telefónica con este reportero las versiones que han circulado sobre el eventual encauzamiento del comunicador por la Ley 88 o Mordaza.

González sigue detenido en estos momentos, en la unidad policial de 62 y séptima en Playa. Anteriormente y luego de ser detenido el pasado 22 de julio, había permanecido confinado en las unidades de San Agustín en el municipio La Lisa y Marianao.

Sobre el eventual encauzamiento de Oscar Mario por la ley 88, Mirta señaló: “Estoy esperando que el instructor me informe, hasta ahora no me han dicho nada, yo no sé nada”.

Mirta indicó que el referido instructor policial nombrado Eduardo se personó en su casa para recoger los espejuelos de Oscar Mario para que éste en la celda pudiera leer el texto de la ley 88 y que su esposo le había dicho que él que violara esta ley podía ser condenado de 8 a 20 años de privación de libertad.

Ana Leonor Díaz, directora de la agencia de prensa independiente Grupo Decoro, a la que pertenece Oscar Mario, dijo: "Oscar Mario junto a los 14 opositores presos desde el 22 de julio están en un limbo legal porque ya se ha cumplido el plazo de 72 horas que exige la ley para que las autoridades comuniquen a los detenidos de qué se les acusa”.

Por último, Mirta expresó que la visita realizada por ella a Oscar Mario el pasado 26 de julio fue en presencia del instructor y que le habían dicho que no fuera más al recinto policial, que esperara en su casa hasta ser citada para comunicarle la fecha de la siguiente visita.

Denuncia Elena González en Radio Nacional Sueca el Arresto de su Padre y Periodista Independiente Oscar Mario González Pérez
2005-07-30
Mae Liz Orrego Rodríguez
www.presslingua.com

Los arrestos llevados a cabo el pasado viernes 22 de julio de 2002 en la capital cubana hacen eco en los medios de comunicación suecos. La Radio Nacional Sueca, SR, invitó a Elena González, hija del periodista independiente Oscar Mario González Pérez, a participar del programa de noticias que cada mañana trasmite desde el Estudio 1 en Estocolmo a las 8.15. Dicho programa matutino es escuchado en millones de hogares de la nación sueca a diario. Elena cuenta como sucedieron los hechos, en compañía del periodista sueco Peter Götell, quien años atrás fue encarcelado por el régimen cubano por ejercer su labor periodística en la isla a favor de la oposición.

Elena González dejó por sentado ante los medios de comunicación suecos que ni los disidentes, ni los periodistas independientes en Cuba han cometido delito alguno, sino que son víctimas de un sistema totalitario que sin escrúpulo alguno viola los derechos humanos con el fin de silenciarlos.

González hace un llamado a la opinión pública internacional para que apoyen a los disidentes y al pueblo cubano en general, en su lucha por alcanzar la democracia.

Peter Götell, por su parte, describió las circunstancias bajo las cuales trabajan los periodistas independientes y los disidentes en Cuba, corroborando así mediante sus luceras palabras el testimonio de Elena.


Atención: periodista encarcelado

Lucas Garve, Fundación por la Libertad de Expresión

LA HABANA, Cuba - Julio 29 (www.cubanet.org) - Oscar Mario González está preso desde el 22 de julio. Oscar Mario es un periodista independiente de la Agencia Decoro. Discreto, serio, un profesional meticuloso. Un hombre sencillo como cualquier otro cubano. Un día, Oscar Mario González empezó a escribir para la prensa independiente. Decidió ponerse de pie.

Conocí a Oscar Mario González en junio de 2004, cuando ganó uno de los premios del Concurso por la Libre Expresión, organizado por la Fundación de la Libertad de Expresión.

Desde aquella fecha hemos coincidido en numerosas actividades y sus características personales no han variado. Como tampoco ha cambiado su compromiso por la libertad de expresión. El 22 de julio de 2005 autoridades gubernamentales lo apresaron, seguramente por esta causa.

Este año, en varias ocasiones, el periodista independiente Oscar Mario González recibió amenazas de la policía política del régimen cubano. Amenazas que no bastaron para hacerlo callar. Oscar Mario continuó con su labor de informar la realidad cubana al mundo entero a través de CubaNet.

Hoy, Oscar Mario González no está en su casa. Duerme, si le es posible, en una celda. Sufre, por su condición de periodista independiente, un arresto injusto. Un hombre decente es tratado como un criminal solamente por escribir sobre la realidad que vive sin esconder la verdad.

En Cuba puede ocurrir algo como esto y más. Aún padecen largas condenas más de veinte periodistas independientes, encarcelados y enjuiciados en la primavera de 2003.

Usted estará de acuerdo conmigo en reclamar el cese de la arbitraria detención del periodista independiente Oscar Mario González. La Fundación por la Libertad de Expresión reclama la inmediata liberación de este periodista. Oscar Mario González no atentó contra nadie. No cometió delito alguno. Solamente hace suyo lo expuesto en el Artículo 19 de la Declaración de los Derechos Humanos. Él tiene derecho a expresarse libremente.


A Oscar Mario González Pérez podrían condenarle a hasta veinte años de cárcel en aplicación de la ley 88
28.07.2005

Reporteros sin Fronteras se siente alarmada al conocer que Oscar Mario González Pérez, de la agencia independiente Grupo de Trabajo Decoro, detenido el 22 de julio de 2005 en La Habana, va a ser juzgado de acuerdo con la ley 88 de "protección de la independencia nacional y la economía de Cuba". Al periodista podrían condenarle a hasta veinte años de cárcel, al final de un proceso juzgado con antelación.

"En Cuba, el anuncio de un juicio equivale al anuncio de una condena. El nombre de Oscar Mario González Pérez va a venir a sumarse a la larga lista de los 21 periodistas encarcelados desde marzo de 2003, por el único motivo de ejercer su oficio libremente y no compartir los puntos de vista del poder. Una vez más, el régimen cubano da la medida de su arbitrariedad y su paranoia. Como por azar, y tras una oleada de detenciones que recuerda cruelmente a la "primavera negra" de 2003, la represión se concentra en un periodista, un abogado y un militante demócrata", ha declarado Reporteros sin Fronteras. Los disidentes detenidos el 22 de julio, entre los que se encuentra Oscar Mario González Pérez, querían alertar a la UE sobre la situación de los derechos humanos en Cuba. "En estas circunstancias, pedimos a la UE que reconsidere su postura en relación con la isla y ejerza las presiones necesarias para que sean liberados todos los disidentes", ha añadido la organización en una carta dirigida a la presidencia británica de la UE.

Oscar Mario González Pérez fue detenido, junto con otros 33 disidentes, el 22 de julio en La Habana, justo antes de una manifestación prevista delante de la Embajada de Francia, criticando la "normalización" de las relaciones entre la UE y Cuba. Entre los 33 detenidos, nueve continúan detenidos, y a tres de ellos se les va a aplicar la ley 88 : Oscar Mario González Pérez, el abogado René Gómez Marco y el militante político Julio César López.

"Mi padre ha pasado por cuatro comisarías diferentes desde que le detuvieron. En la mañana del 27 de julio, un juez de La Habana le notificó su proceso", ha confirmado a Reporteros sin Fronteras Elena Isaieva, hija del periodista, exiliada en Upsala (Suecia). "El juicio podría ser rápido y la condena muy grave. Mi padre tiene 61 años. Es como si le fueran a condenar a muerte. Sin embargo, hasta el último momento mantengo la esperanza". Aún no se tiene confirmación de la fecha del juicio.

El 24 de marzo, Oscar Mario González Pérez fue citado e interrogado por dos oficiales de la Seguridad del Estado, en La Habana. Le amenazaron con no volver a ver a su familia si continuaba con sus actividades periodísticas. El periodista se negó a aceptar la oferta que le hicieron de ir a reunirse con su hija, en Suecia. Después de ese episodio, aseguró a Reporteros sin Fronteras que no pensaba renunciar a su trabajo, y que continuaría escribiendo. "Es su temperamento. No cederá nunca", ha confiado su hija a Reporteros sin Fronteras.

Entre los 21 periodistas que permanecen encarcelados desde la oleada represiva del 18 de marzo de 2003, tres son miembros de la agencia Grupo de Trabajo Decoro. Héctor Maseda Gutiérrez, Omar Moisés Ruiz Hernández y José Ubaldo Izquierdo Hernández fueron condenados a 20, 18 y 16 años de reclusión respectivamente, en aplicación de la ley 88.

Auténtica ley de excepción, promulgada el 15 de marzo de 1999, el texto tiene como objetivo oficial "responder a los repetidos ataques de Estados Unidos contra la independencia y la soberanía de Cuba", sancionando "las acciones que, de acuerdo con los intereses imperialistas, intentan subvertir el orden interno de la Nación y destruir su sistema político, económico y social". La ley está por encima de cualquier otra legislación anterior y proporciona al régimen todos los recursos para ahogar las voces disidentes, con el pretexto de la agresión exterior.


RSF denuncia la detención del periodista independiente Oscar Mario González en la última oleada de arrestos
MADRID, 26 (EUROPA PRESS) -
26 de julio de 2005

La organización de defensa de la libertad de prensa Reporteros sin Fronteras (RsF) denuncio la detención de Oscar Mario González, de la agencia de prensa Grupo de Trabajo Decoro, el pasado 22 de julio en La Habana, junto a una veintena de disidentes.

Con su arresto, señaló la organización en un comunicado, ya son 22 los periodistas cubanos que "están actualmente detenidos en condiciones execrables, en diferentes cárceles de la isla". "Oscar Mario González se ha convertido en el ejemplo número 22 de la deplorable situación de la libertad de prensa en Cuba", declaró RsF.

Según los datos de la ONG, el periodista fue detenido el 22 de julio por la mañana y actualmente se encuentra en la Unidad Nacional de Playas de La Habana, donde fue trasladado tras permanecer detenido en una unidad de la Policía Nacional Revolucionaria.
RsF señaló que se ignoran todavía las circunstancias exactas de la detención del periodista, pero apuntó que "no se le ha permitido recibir ninguna visita" sino sólo "algunos paquetes que le habían enviado".

Según la ONG, el pasado domingo dos oficiales de la Policía política le interrogaron y le dijeron "que no volvería a ver a su familia si continuaba con sus actividades periodísticas contra el Gobierno". El periodista rechazó una propuesta que le hicieron de viajar a Suecia, donde reside su hija.

Entre los 21 periodistas encarcelados desde la oleada represiva del 18 de marzo de 2003, tres son miembros de la agencia de prensa independiente Grupo de Trabajo Decoro. Héctor Maseda Gutiérrez, Omar Moisés Ruiz Hernández y José Ubaldo Izquierdo Hernández fueron condenados a 20, 18 y 16 años de reclusión respectivamente, por atentar contra "la independencia y la integridad territorial del Estado".


Otro periodista entre rejas
25-07-2005

Reporteros sin Fronteras denuncia con firmeza la detención de Oscar Mario González, de la agencia de prensa Grupo de Trabajo Decoro, ocurrida el 22 de julio en La Habana. 21 periodistas cubanos están actualmente detenidos en condiciones execrables, en diferentes cárceles de la isla.

"Oscar Mario González se ha convertido en el ejemplo número 22 de la deplorable situación de la libertad de prensa en Cuba", ha declarado Reporteros sin Fronteras.

El periodista independiente fue detenido el 22 de julio por la mañana y actualmente se encuentra en la Unidad de Nacional de Playa (La Habana), a donde fue trasladado tras permanecer detenido en una unidad de la Policía Nacional Revolucionaria.

Oscar Mario González fue detenido al mismo tiempo que una quincena de opositores, en la mayor oleada de represión desde la primavera negra de 2003. Trece de ellos se encuentran todavía detenidos.

Se ignoran todavía las circunstancias exactas de la detención del periodista. No se le ha permitido recibir ninguna visita. A Oscar Mario González solo le han autorizado a recibir algunos paquetes que le habían enviado.

Dos oficiales de la policía política de La Habana citaron e interrogaron al periodista el 24 de marzo de 2005. Le dijeron que no volvería a ver a su familia si continuaba con sus actividades periodísticas contra el gobierno. El periodista rechazó una propuesta que le hicieron de viajar a Suecia, donde reside su hija.

Entre los 21 periodistas encarcelados desde la oleada represiva del 18 de marzo de 2003, tres son miembros de la agencia de prensa independiente Grupo de Trabajo Decoro : Héctor Maseda Gutiérrez, Omar Moisés Ruiz Hernández y José Ubaldo Izquierdo Hernández fueron condenados a 20, 18 y 16 años de reclusión respectivamente, por atentar contra "la independencia y la integridad territorial del Estado".


Detenido Oscar Mario González

LA HABANA, 25 de julio (www.cubanet.org) - El periodista independiente Oscar Mario González, miembro del Grupo de Trabajo Decoro, fue detenido el pasado viernes en la mañana en una tienda de víveres cercana a su hogar.

González fue trasladado a varias unidades policiales y finalmente se encontraba en la unidad de Playa, en Ciudad de La Habana.

No le permitieron a su esposa verlo, pero aceptaron un paquete con ropas y artículos de aseo personal. En los momentos en que fue detenido, González sólo vestía un pantalón corto y zapatillas caseras, pues había salido de su casa para comprar pan.

En la tarde de este lunes González aún se encontraba detenido.

Actualmente 21 periodistas independientes se encuentran cumpliendo elevadas condenas, aplicadas durante la ola represiva de 2003. De ellos, tres son miembros de la agencia de prensa independiente Grupo de Trabajo Decoro: Héctor Maseda Gutiérrez, Omar Moisés Ruiz Hernández y José Ubaldo Izquierdo Hernández, quienes fueron condenados a 20, 18 y 16 años de reclusión, respectivamente, por enviar informaciones desde Cuba y publicar artículos de opinión.