Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad.


 

 

Anuncian nuevos juicios con pena de muerte a presos políticos
Por Pablo Rodríguez Carvajal

14 de enero de 2004

www.PayoLibre.com - Las autoridades castristas quieren enjuiciar nuevamente a los presos políticos Pedro Álvarez Pedroso y Daniel Santovenia Fernández, donde les piden, como petición fiscal, pena de muerte, según le informaron desde la isla a Maria González, madre de Pedro.

Como publicara Cubanet News la semana pasada, ambos reos fueron acusados de dirigir un motín que se formó en la prisión de Agüica, en la provincia Matanzas, por lo que fueron puestos en celdas de castigo, les prohibieron la jaba de alimentos, la visita conyugal del mes de enero y suspendieron todos los beneficios que les pertenecían según el reglamento.

Eduardo Díaz Betancourt, Daniel Santovenia Fernández y Pedro Álvarez Pedroso, exiliados cubanos que habían residido en los Estados Unidos, fueron detenidos el 29 de diciembre de 1991 cuando desembarcaban de un bote en la costa cubana, cerca de Cárdenas, provincia de Matanzas, a 150 kilómetros de la capital cubana.

El 11 de enero de 1992 los tres prisioneros fueron declarados culpables por el Tribunal Provincial de La Habana de terrorismo, sabotaje y propaganda enemiga, todos delitos contra la seguridad del Estado y sentenciados a pena de muerte.

El 19 de enero de 1992 el Consejo de Estado cubano ratificó la pena de muerte impuesta a Eduardo Díaz Betancourt, quien entonces tenía 38 años de edad, siendo este ejecutado frente a un pelotón de fusilamiento el día siguiente. Sin embargo, las condenas de Santovenia Fernández y Álvarez Pedroso, entonces 36 y 26 años de edad respectivamente, fueron conmutadas por 30 años de prisión.

Hoy Maria González se encuentra muy preocupada por la posibilidad de que su hijo, al igual que Santovenia, corran la misma suerte de su compañero de causa hace ya 12 años, el tiempo que ellos llevan en prisión.

Imputan falso delito a dos presos políticos

LA HABANA, 6 de enero (www.cubanet.org) - Las autoridades de la prisión de Agüica, en la provincia Matanzas, imputaron a dos presos políticos el presunto delito de dirigir una revuelta en el penal.

Los presos políticos Daniel Santovenia Hernández y Pedro Álvarez Pedroso fueron acusados de dirigir el supuesto motín, el cual se derivó del maltrato que sufrió un recluso por parte de un carcelero en el comedor del presidio, donde los demás presos protestaron espontáneamente en defensa de su compañero.

Durante quince días los dos reos políticos permanecieron en celdas de castigo. Además, les prohibieron la jaba de alimentos y la visita conyugal del mes de enero y les suspendieron los beneficios carcelarios que les pertenecían según el reglamento de penal.

El oficial Peñate, de la policía política del penal, manifestó a los familiares de los presos que debían "moverse" para aclarar la inocencia de los inculpados. Lo mismo les advirtió el reeducador del destacamento, nombrado Carvajal.

Daniel Santovenia Hernández y Pedro Álvarez Pedroso son residentes del estado norteamericano de Florida y fueron condenados a 30 años de privación de libertad por el presunto delito de atentar contra la seguridad del estado cubano; han extinguido 12 años de condena en diversas cárceles castristas.


Informe de Amnistia Internacional / 21 de enero de 1992
Más información sobre AU 16/92 (AMR 25/02/92/s, del 13 de enero de 1992) y su seguimiento AMR 25/07/92/s, del 17 de enero de 1992 - Pena de muerte

CUBA: Eduardo DÍAZ BETANCOURT (38)
Daniel Candelario SANTOVENIA FERNÁNDEZ (36)
Pedro de la Caridad ALVAREZ PEDROSO (26)

El 19 de enero de 1992 el Consejo de Estado cubano ratificó la pena de muerte impuesta a Eduardo Díaz Betancourt. Fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento al día siguiente. Sin embargo, Daniel Candelario Santovenia Fernández fue perdonado y su pena fue conmutada por 30 años de prisión. Anteriormente, el Tribunal Popular Provincial había conmutada la pena impuesta a Pedro de la Caridad Álvarez Pedroso también por 30 años de cárcel. Los tres habían sido declarados culpables el 11 de enero por el Tribunal Provincial de La Habana de terrorismo, sabotaje y propaganda enemiga, todos ellos delitos contra la seguridad del Estado. Los tres, exiliados cubanos que habían residido en los Estados Unidos, fueron detenidos el 29 de diciembre de 1991 cuando desembarcaban de un bote en la costa cubana, cerca de Cárdenas, provincia de Matanzas, a 150 kilómetros de la capital.

La ejecución de Eduardo Díaz Betancourt es la primera que tiene lugar este año. En 1991 hay constancia de que fueron ejecutadas dos personas: Jorge González Norona, declarado culpable del estrangulamiento de tres mujeres y Joaquín Dueñas Carbonell, declarado culpable del asesinato de dos agentes de policía en diciembre de 1990.